Todo lo que debes saber si vas a reformar tu garaje

Por regla general los garajes son los grandes olvidados, tanto en viviendas unifamiliares como en comunidades de propietarios. A la hora de proyectar una reforma integral, este espacio del apenas se tiene en cuenta. Por eso, en este artículo, con la ayuda de Victoriano Peláez, Taller en Sevilla con más de 40 años de experiencia, queremos daros a conocer las últimas tendencias.

Suelos de hormigón impreso: es una de las técnicas más utilizadas actualmente, ya que aporta la resistencia propia del hormigón pero con un aspecto mucho más atractivo gracias a un barniz que se le aplica. Además, existe una variedad de dibujos y colores muy amplia. Su mantenimiento es sencillo, pues este tipo de suelo tan solo requiere que se le aplique de nuevo el barniz cuando ya haya perdido el brillo a causa del paso del tiempo.

Pavimentos porcelánicos: son suelos con una gran resistencia, por lo que son muy recomendables para garajes. En este caso, tienen un mantenimiento más complicado, ya que es complicado eliminar la suciedad de las juntas que existe entre las losetas, sobre todo, si es producida por manchas de aceite, grasa o combustible.

Hormigón pintado: sin duda es la opción más utilizada, principalmente en aparcamientos públicos o de comunidades de propietarios. Se trata de aplicar una pintura epósica sobre el hormigón, por lo que apenas es necesario un mantenimiento. Eso sí, las huellas de los neumáticos serán difícil de eliminar.

Puertas para todas las necesidades: en el mercado se pueden encontrar todo tipo de soluciones, según sean nuestras necesidades. Lo primero que hay que tener en cuenta es el tamaño que necesitamos, pues no es lo mismo una puerta para un pequeño garaje familiar, que para una comunidad de vecinos. Actualmente, las empresas de puertas automáticas han desarrollado un catálogo que incluye puertas correderas automáticas que se abren hacia un lado, rejas clásicas de apertura manual y puertas basculantes. También se puede apostar por un portón de madera de estilo rústico, aunque es una opción más cara.

Un taller en miniatura: la decoración también es un factor clave. Cada vez más usuarios apuestan por convertir su garaje en un auténtico taller tanto para realizar pequeñas labores de mantenimiento de su vehículo como para llevar a cabo tareas de bricolaje. La cuestión fundamental es aprovechar al máximo el espacio y dotar de utilidad todos los rincones. Para ello, es un buen recurso colocar estanterías, paneles o ganchos en las paredes.

Diseño moderno: una de las tendencias que más llaman la atención a nuestros clientes es aquella que defiende que no hay por qué esconder todo lo que hay dentro de un garaje. Por ello, cada vez son más frecuente utilizar los bajos de un porche para guardar el coche o colocar grandes ventanas en las cocheras.

Otros usos: si el espacio lo permite, en el garaje también puede reservarse un espacio como lavadero (instalándose la lavadora y la secadora), e incluso para construir una pequeña barbacoa (siempre y cuando sea posible colocar un conducto para liberar el humo al exterior).

Si estás pensando en reformar tu garaje para convertirlo en un espacio más práctico o útil, o simplemente quieres darle otro aire, no dudes en contactar con nuestra empresa para que te asesoremos sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Web realizada por Publicidad y Marketing