Diferencias entre un jacuzzi y el hidromasaje

Una de las reformas más frecuentes en esta época del año es la remodelación del cuarto de baño. Muchas personas aprovechan estos meses para renovar esta estancia de la vivienda que sufre como ninguna otra el paso del tiempo: los azulejos pasan de moda, las instalaciones de luz y agua comienzan a deteriorarse, etc. En esta transformación no son pocas las personas que aprovechan para sustituir su antigua ducha por una de hidromasaje en busca de mayor confort. Cuando acuden a cualquier tienda de baño en Sevilla muchos no conocen las diferencias entre este y otros elementos parecidos como un jacuzzi, cuyo efecto relajante es completamente similar.

La hidroterapia es una de las mejores opciones para conseguir relajación y desconectar de la rutina habitual, por eso en los últimos años han proliferado los establecimientos de spa en muchas localidades de nuestra geografía. ¿Te imaginas poder disfrutar de sus ventajas sin salir de casa? Pues eso ya es posible con un buen baño. La mejor opción es una bañera de hidromasaje, pues son ideales para reponer energías.

Las principales características de estos baños es tanto su forma de bañera como la existencia de una serie de orificios en su superficie por donde sumerge el agua con cierta presión que al masajear el cuerpo ofrecen un efecto relajante. Sin duda, es una manera infalible de “quedarse como nuevo”

No obstante, también hay otras opciones para alcanzar todos estos beneficios. Aunque los baños de hidromasaje y los jacuzzis reciben el mismo nombre, en la práctica ambos sanitarios son prácticamente iguales. La única diferencia reside en su nombre, dado que Jacuzzi es el nombre comercial de un tipo de bañera de hidromasaje que ha alcanzado mucha fama con el paso del tiempo.

Esta diferencia, aunque insignificante, aunque no lo creas ha contribuido a que muchos establecimientos, como hoteles y spas, tengan diferentes estancias para bañeras de hidromasaje y para Jacuzzis, aunque muchas veces las primeras superan en calidad a las segundas. De hecho, a la hora de reservar una habitación con Jacuzzi tenemos la impresión de que va a ser más cara que una que posea hidromasaje. Este es un error muy frecuente. No obstante, hay personas que sí notan la diferencia en algunos casos, pero esto es debido a la antigüedad de un modelo respecto a otro, pues con el paso del tiempo se han ido mejorando sus distintos componentes.

Actualmente, tal y como podrás ver en esta tienda de muebles de baño y otros artículos del baño, los precios de ambas opciones no resultan muy económicos. Aunque hay otros elementos que pueden ayudar a disfrutar de un buen baño (o ducha) lo cierto es que el efecto que se consigue no es comparable. Asimismo, actualmente hay muchas empresas como la nuestra que están especializadas en la renovación de cuartos de baño y en la instalación de una bañera de hidromasaje o Jacuzzi.

Si la falta de espacio es un hándicap de tu baño, también puedes apostar por una cabina de hidromasaje, las cuales tienen un funcionamiento similar y ofrecen un efecto relajante. La única diferencia es que en vez de estar tumbado deberás permanecer de pie durante el tiempo que disfrutes de ella. No obstante, su precio es menor, por lo que muchos de nuestros clientes terminan apostando por esta tercera modalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Web realizada por Publicidad y Marketing